CURIOSIDADES Y EFEMERIDES MADRID NOTICIAS UGT

Los familiaries de los últimos ejecutados por Franco siguen pidiendo justicia

Buscan que se limpie su nombre ya que fueron sentenciados sin un juicio justo

En el verano de 1975, cuando el llamado tardofranquismo parecía casi caduco, Franco dio los últimos coletazos de un régimen cruel y descarnado, firmando las últimas sentencias de muerte. A día de hoy, los familiares de algunos de ellos manifiestan que ningún gobierno de la democracia ha anulado las sentencias condenatorias y que en 44 años nadie les ha pedido perdón.

Durante septiembre de 1975 se celebraron cuatro consejos de guerra, once militantes de izquierdas iban a ser juzgados, entre ellos dos mujeres embarazadas. Las sentencias de muerte se conocieron el 26 de septiembre, dos días antes de las ejecuciones. Carlos Fonseca, historiador y escritor experto en memoria histórica señala que la sala de prensa del ministerio de información estaba abarrotada.

Según cuenta el diario Público, decenas de periodistas españoles y extranjeros asistían atónitos a los juicios sin dar crédito de lo que estaba pasando. Los juicios estaban sentenciados antes incluso de producirse. Los acusados no pudieron presentar sus pruebas, algunas de ellas claves para su exculpación como las declaraciones de varias personas que les situaban en otras ciudades los días en los que se produjeron los hechos que les acusaban.

Victoria Sánchez-Bravo tenía 22 años cuando fusilaron a uno de sus hermanos. Su historia es especialmente sangrante porque en los últimos años de la dictadura perdió a sus tres hermanos, asesinados por el régimen. Ella acudió al juicio junto a su madre y de manera casi inconscientes les gritó criminales. Su madre acudió a todas las instancias posibles para intentar que no se produjeran las ejecuciones, llegó incluido a pedir auxilio a la hermana del caudillo, quien les dijo que no se preocuparan que todo saldría bien. También la iglesia intentó mediar, pero solo por la vía diplomática, lo hizo el Vaticano a través del cardenal Tarancón.

Flor Baena, hermana de José Humberto, uno de los últimos fusilados, sigue buscando justicia aun después de la muerte de sus padres. En el año 2000 presentó un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, después recurrió la sentencia desfavorable ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, aunque la demanda fue desestimada, también se la denegó el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de la ONU. Siempre les han dado la espalda, ya que, como indicó Naciones Unidas los hechos ocurrieron antes de la entrada en vigor del Protocolo Facultativo de Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos del organismo.

Los familiares no cejan en el empeño de limpiar el nombre de estas últimas víctimas, que murieron en el albor de los últimos coletazos del dictador, que murió tan solo dos meses después de los últimos asesinatos.

Curiosidades y Efemérides

+ 130 ANIVERSARIO UGT

En nuestra Organización usamos tanto cookies propias como de terceros. Si continúa navegando por este Sitio Web, muestra su consentimiento inequívoco para este tratamiento. Si desea más información, puede acudir a nuestra Política de Cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Traductor »
X